17/3/13

Cauterets - Grand Tourmalet

Una semana en los Pirineos franceses con autocaravana


Cauterets está a 680 kilómetros de nuestra casa, en los pirineos franceses. Decidimos ir allí a esquiar una semana después de Semana Santa por varios motivos: 


  • conocer una estación más
  • allí no son vacaciones y hay poca gente
  • el forfait es más barato que en España
  • desde allí queda cerca la estación de Bareges, perteneciente al Grand Tourmalet
  • además  de esquiar, hay un sinfín de posibilidades.   
  • y fundamentalmente, porque tienen área para autocaravanas.




 Salimos a las 10 de la mañana y hay mucho tráfico en el sentido de la marcha. Es día de retorno de las vacaciones y los del norte buscaron los climas cálidos del sur y ahora viajamos con ellos en su regreso.

Por el camino vemos la sierra de Ona a la izquierda, totalmente nevada. Mientras, parece que algún conductor de los que adelantan, nos quisieran quitar el piloto trasero. La circulación es insoportable, continuamente encendiendo los pilotos de retención. No nos anima ni la música de Fito que llevamos puesta.
Pasamos por Vitoria  sin el sol que nos acompañó durante todo el viaje y por  el país vasco con lluvia y tráfico. Al pasar la frontera como ya sabemos, comienza el baile de los peajes franceses.
Cauterets
Que locura de viaje. Llegamos al área de autocaravanas a las 9 (el navegador nos llevó a Lourdes por la segunda salida del mapa, la 12)Cenamos y nos disponemos a dormir con el ruido de la lluvia cayendo sobre la autocaravana.
Al día siguiente, lo que por la noche es música celestial, por la mañana es una cruda realidad: lloviendo es difícil poder esquiar. Nos acercamos al pueblo a comprar, como siempre quesos y patés, en espera de que cese la lluvia.
Nos dirigimos a la taquilla de forfaits que anuncia visibilidad de 100 a 300 m. y vemos que los demás esquiadores también están indecisos en sacar los  tickets. Es lo que tienen estas estaciones, que desde abajo no se ven y si quieres subir para ver el tiempo tienes que hacerlo con el huevo, previo pago del forfait. Las nubes de la montaña cada vez están más bajas pero finalmente compramos el de media mañana.
La subida en el huevo es espectacular, no apta para el vértigo. Se divisa una panorámica de todo el valle que rodea el pueblo pero cuanto más ascendemos, menos visibilidad tenemos. Al llegar arriba, adiós ilusión, no se ve nada de nada, ni  pistas ni remontes. ¿Qué hacemos? Es la primera vez que venimos a esquiar aquí y no conocemos la estación. Como no queremos terminar en un barranco decidimos darnos la vuelta e intentar que nos devuelvan el forfait. No tendrían que haberlos vendido en estas condiciones. Conseguimos que nos den un forfait sin fecha y salimos decididos a hacer turismo, pues el día ya lo hemos perdido.Si hubiésemos sido amantes de las termas tendríamos aquí otro motivo de entretenimiento. NOs fuimos a visitar:

Luz Saint Sauver

Está a tan solo 22 kilómetros, y como siempre hacemos, cogemos información en la oficina de turismo y paseamos por el pueblo visitando la Iglesia de Los Templarios, mejor llamada de San Andrés, del   siglo XI, con planta de cruz latina y un pórtico románico típico, con el Cristo almendrado en el tímpano. Alrededor de la iglesia, murallas defensoras de los miquelets, llamados así a los aragoneses españoles. En el recinto, tumbas alrededor de la muralla.

http://www.france-voyage.com/visuals/photos/hautes-pyrenees/preview/eglise-de-luz-saint-sauveur-01.jpg
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/92/Luz_St_Sauveur_Village_Hautes_
Pyr%C3%A9n%C3%A9es_France.jpg/800px-
De Luz Saint Sauver nos acercamos al pueblo de 

Gavarnie

Se encuentra a 20 kilómetros y nada más salir a la carretera pasamos al lado del puente de un único ojo más espectacular que hayamos visto:  Le point de Napoleon III, hecho en 1860 para salvar el río y completar el camino que unía los dos pueblos. En la entrada del puente hay una columna de 12 metros de altura con un águila erigida en honor a Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón.
http://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/01/19/63/88/le-pont-napoleon-a-luz.jpg
Pasamos por Gèdre y en información de Gavarnie nos dicen que está cerrada la estación por fin de temporada y que al Circo de Gavarnie, en estas fechas, hay que ir con raquetas, 45 minutos ida y 45 minutos vuelta. Solamente se puede visitar a pié o a caballo. Como no tenemos raquetas de nieve ni disponemos de caballo, damos la vuelta y ponemos rumbo a 


Barèges

http://static.panoramio.com/photos/original/1853766.jpg gavarni
Escogemos Barèges para pasar la noche porque está muy cerca del Grand Tourmalet, una estación con un gran dominio esquiable: Barèges y La Mongi aunque ¿podremos esquiar mañana? Nos dicen que está abierta el 45% de la estación, pero ¿habrá visibilidad? Le Pic de Midi está cerrado por fuerte viento y no podemos comunicar con La estación. No sé si por viento o por nieve ¡cest la vie!

Le Pic  de  Midi es una cima de casi 3000 metros donde el espectáculo de las cimas pirenaicas es único. Se accede a ella desde un teleférico que sale de La Mongi, y te sube aproximadamente en 15 minutos. Es una pena que la climatología nos impida disfrutar de esta panorámica espectacular.

En turismo nos atiende la persona más amable con la que hemos tratado en lo que llevamos de viaje y nos indica un lugar donde pernoctar. Nos vamos para allá y cenamos dispuestos a descansar.  En la cena me cuenta Jesús  lo que no le gusta de esta zona de los pirineos, y es que siempre tienes la montaña pegada a la nariz, dice que es asfixiante, que las pistas no se ven hasta que no estás en ellas. Tiene la sensación de espacios cerrados. La verdad es que todos los pueblos que visitamos están es desfiladeros y esto me hace pensar si se asentaban aquí porque eran más fáciles de defender de las incursiones enemigas o por algún otro motivo.

 Hemos dormido con el ruido del río de fondo, en el aparcamiento central de Barèges. Despues de desayunar hemos subido a pistas, aunque desde el mismo parking sale un autobús gratuito cada media hora y hemos sacado el forfait de todo el dominio del Tourmalet.


http://www.infonieve.es/files/planos/grand-tourmalet_2012-2013.jpg

En pistas hemos conocido a una familia de Vitoria que tenía aparcada la autocaravana al lado de la nuestra. Nos han tutorizado toda la esquiada. Conocían perfectamente la estación y en ningún momento han permitido que les dejásemos a “su aire”. 







Después de esquiar y comer con ellos, nos han acompañado con su auto al hipermarché de Luz Saint Sauver en el que se podía acondicionar la auto, aunque coger agua preferimos hacerlo en una fuente cercana. Hemos quedado en la Maison de la Vallée para navegar  por internet y de ahí hemos ido a tomar cañas por distintos bares del pueblo, que por cierto, no es apto para tal actividad, por el precio, digo.
Por la noche noche nos hemos despedido barajando la posibilidad de vernos al día siguiente en Barèges. Es una gente abierta, natural y muy maja que nos ha gustado conocer.




Nos levantamos nevando y subimos a Barèges con la intención de repetir la esquiada de ayer, pero según vamos subiendo la nieve va cuajando más. Los coches tienen ya 2 centímetros de nieve y nos damos la vuelta para buscar otra alternativa. Las montañas están cubiertas por las nubes y no se ve nada. Vamos a la maison de la Vallée pero el cyber está cerrado por la mañana y en información nos dicen que las carreteras de las estaciones están abiertas pero con cadenas. Como el cielo está cerrado y no para de llover, vamos al Champion que hay en el centro de Luz-S-Sauvert a comprar quesos y patés para llevar y después a hacer turismo ¿rumbo? A 
Lourdes
Dejamos la auto en el centro, en el aparcamiento Boulevard du Lapacca, junto a otras autocaravanas. Más tarde supe que había un aparcamiento más adecuado para nosotros. 


https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcS67xhmTue-1X85NeM7IpiqbtbEpE9jTRejDNKh5DbqSlMBREcx    

 Visitamos La Gruta, el Santuario y el recinto. Por mucho que nos hayan hablado de él, no imaginamos nunca la cantidad de sensaciones y pensamientos que nos inunda. 

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcT_lOkqUvyzp38YEYc5msvqeUjziFKOxiX40PVTF7codizq8Etq

Se ven sillas de ruedas por todos los lados, gente con minusvalías que se acerca al santuario, infinidad de personas esperando turno, según sexo, para bañarse en la piscina de aguas milagrosas y con enfermeras de traje a la antigua usanza para hacerse cargo de ellos. Este traje era el culpable de que siempre que me preguntaban de pequeña que quería ser de mayor, contestara que enfermera. Bueno, a partes iguales con el traje de azafata, que también me lo pedía. 


http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/3673127.jpg

También había colas para llenar las botellas o garrafas de agua bendita, de los numerosos grifos dispuestos en forma semicircular, velas y cirios de distintos tamaños y precios, desde 45 euros a 150 los más gordos y que la gente colocaba encendidos en un pasillo, en el exterior, preparado para tal fin.

El Santuario es un lujo de mármoles, azulejos y dorados.
La Iglesia subterránea de St Pierre es  de forma ovalada y estructura moderna. Rodeando el recinto interiormente, tienes colocados estandartes con fotografías de santos y santas, sacerdotes y monjas, papas…Lo que destaco de todo esto son  los via-crucis, por el parecido de algunos, con los cuadros tenebrosos de Goya.

http://www.hotelatlanticlourdes.com/images/chateau-fort-lourdes.jpg  
Terminada la visita de los Santuarios, fuimos a visitar Le Chateau Fort (La Fortaleleza). 
Me gustó el recinto con la torre, escaleras, almenas y explanada de los caballeros,  más que la recreación que hacen de la época de los dormitorios, y cocina o de la exposición de trajes y aperos de agricultura y pastoreo. El torreón tiene 104 escalones en su escalera de caracol, pequeñísima  y por la que se van viendo los calabozos ¡No quiero ni pensar que pudieran encerrarme allí! ¿Cuántos morirían así?.
Después de pasear por la ciudad y mirar en un cyber el tiempo en las estaciones de esquí para el día siguiente, nos fuimos de vuelta a la autocaravana y le pusimos al Tom-Tom el área de 

Pierre Lafite

Pierre Lafite tiene la ventaja de ser un pueblo que está entre la estación de Cauterets  por un lado y  Luz Saint-Sauver por el otro, desde este último se puede acceder a Luz Ardiden o a Barèges.  Posiblemente vayamos a amortizar el forfait que nos cambiaron en Cauterets.
El área de autocaravanas es estupenda para cargar y vaciar pero hemos preferido dormir en una zona asfaltada que hay cerca, enfrente de un colegio y  tranquilísima.
Decididamente nos vamos a Cauterets. Antes paseamos por el pueblo, ojeamos los comercios y visitamos la iglesia por fuera, del siglo XII con un campanario de madera y un reloj. Muy bonita, tiene una sola nave. Damos la vuelta al ábside por fuera y nos vamos a comprar  pan antes de ir a  a esquiar. 
Pierre Lafite  es muy chulo para pernoctar y acondicionar la autocaravana . Además, desde aquí se puede elegir  estación.
Intentamos subir a Le Pont d’Espagne donde se practica el esquí nórdico o el paseo de raquetas  y se obtiene una amplia panorámica del Parque Natural de los Pirineos pero estaba cerrado, “risque d’avalanches” y lo que sí hicimos fue tomarnos un café con leche a medio camino que nos costó 3 euros cada uno. Eso sí, nos podíamos haber bañado en él, de lo grande que era el tazón.


http://www.infonieve.es/files/planos/thumb/cauterets_2012-2013.jpg

Al llegar a Cauterets nos encontramos aparcada la auto de los vitorianos. Subimos a esquiar y al bajar del telesillas, en lo más alto del Circo de Lys, estaban ellos descansando  y celebrando el cumpleaños de Kiko. Es una imagen insólita, sentados en  la hamaca, en lo alto de una estación nevada, en pleno invierno y con una botella de vino en la mano. ¡ Y nos quieren ganar los franceses en esto del vino!  Como  me duele un poco la cadera decidimos esquiar por nuestra cuenta para no entorpecerles. La nieve está muy blandita y el esfuerzo es mayor. 

Esta estación es mucho más pequeña que el Grand Tourmalet, no llegará a los 40 km. pero la nieve es muy buena por la orientación del Circo y el pueblo tiene un buen ambiente aprés-esquí.




De vuelta a la auto nos homenajeamos con una buena carne con puré de patata. Con el café recién hecho llegaron los vitorianos con sus hijos, unos jóvenes muy agradables. Después de conversar más de una hora nos despedimos con el propósito de mandarnos algún email.


Emprendimos el viaje de regreso con la intención de visitar al día siguiente Bayona o Biarritz. Fuimos, por consejo de nuestros nuevos amigos, por carretera nacional hasta que se nos hizo de noche y nos cansamos de tanta rotonda. Cogimos la autopista y le pusimos al tom-tom algún área cerca de Bayona pero el de Anglés no existía y el de Biarritz estaba llena de autos, como era de esperar en un viernes por la noche. Dimos un par de vueltas buscando donde pasar la noche pero al final nos fuimos al área de Saint-Jean de Luz, que ya conocíamos del año anterior por estas fechas.



Al levantarnos decidimos ir a dar una vuelta por la Concha de San Sebastián, que no visitábamos desde hacía veintitantos años, desde que vivíamos en Pamplona.



Nos costó mucho encontrar un aparcamiento para la autocaravana, y el joven que nos puso gasolina en el centro nos indicó, muy amable, que fuéramos a la zona universitaria. Nos regaló un mapa para ir que nos sirvió también para nuestro paseo.



Caminamos a lo largo de la playa, pasamos por delante del Palacio Miramar que lo tienen cuidadísimo y nos acercamos al casco antiguo. No pudimos visitar ni la Iglesia de Nuestra Señora ni el Convento de San Telmo por estar cerrado y en obras.



Todas las zona de vinos y tapas se parecen, no sé por qué, bueno, sí lo sé. Una de las causas es que no puedes resistir la tentación de entrar a tomar unas cañitas con pincho ¡como estar en casa! que por cierto, en el primero que entramos, La Cepa, tenían chorizo de Salamanca.

Continuamos paseo por la Plaza de la Constitución, que invitaba a sentarse en alguna de las terrazas pero no podíamos olvidar que había que conducir de vuelta a casa. Así, nos fuimos a ver la Catedral pero también estaba cerrada. Curiosa la cruz de Chillida en el pórtico de entrada. La próxima vez que volvamos no podemos perdernos su exposición al aire libre. También hubiera sido interesante ver la exposición de pintura que había en la Diputación y que a esas horas estaba cerrada.

Volvemos caminando a la autocaravana para volver de nuevo a casa.





2 comentarios:

  1. Precioso viaje amiga, me encantas las construcciones que nos muestras, muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un viaje que hice y redacté hace mucho tiempo pero que repetiré alguna vez más. Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...