14/10/13

Ruta del Cares completa desde Posada de Valdeón a Poncebos


La Ruta del Cares, situada en los Picos de Europa, es una de las rutas más popular y visitada por senderistas de todas las nacionalidades.
Ya hace 20 años intentamos hacerla con los niños pequeños, pero no estaba acondicionada como ahora y desistimos. Ahora, por fin, he podido realizar esta ruta que une el municipio leonés de  Valdeón con el  concejo de Cabrales en Asturias.




La ruta completa discurre a lo largo del río Cares, entre Posada de Valdeón y Poncebos a través del sendero PR-PNPE 3. Son 21 kilómetros aproximadamente solo de ida (la distancia aproximada entre estos dos pueblos por carretera es de 100 kilómetros). Si no se dispone de un coche de apoyo, se pueden contratar los servicios de un taxi en Posada de Valdeón para que te recoja en Poncebos o una de las varias empresas que se dedican a ello.Otra opción por la que opta mucha gente es dividir la ruta en dos tramos y hacer ida y vuelta en cada uno de ellos:


  1. Posada de Valdeón – Caín
  2. Caín – Poncebos

El tramo más popular es el de Caín a Poncebos y para hacerlo hay que acceder a Caín por una estrecha carretera con tramos en los que difícilmente pasan dos vehículos a la vez. Con la autocaravana no es aconsejable y, si solamente se quiere hacer este tramo, lo mejor es hacer la ruta al revés, desde Poncebos a Caín, y dar la vuelta.
Yo hice la ruta completa así es que fuimos a dormir el día antes a Posada de Valdeón. Llegamos a  a través de una intensa niebla por el Puerto de Panderrueda y no pudimos ver las espléndidas vistas del Valle de Valdeón desde el Mirador.
La autocaravana la aparcamos enfrente de la farmacia. También lo podíamos haber hecho a la entrada del Centro de Interpretación pero en Septiembre, según nos contaron, se había quedado el pueblo  vacío de gente y cualquier sitio era tranquilo para quedarse.


En Posada de Valdeón  se puede visitar la Iglesia de Santa Eulalia de los siglos XVI y XVII y su pila bautismal románica de una sola pieza. Otra cosa que se puede hacer es acercarse a la fábrica de quesos y abastecerse de su famoso queso azul que, como pudimos comprobar, también se puede degustar como tapa en los bares.



A la mañana siguiente habíamos quedado con unos amigos del grupo senderista de Pinofranqueado, de Las Hurdes,  y comenzamos la ruta:

Posada de Valdeón- Caín

Se inicia en un lateral del Ayuntamiento y pasando por varios hórreos vamos en busca de un pequeño puente que cruza el río Cares, y donde comienza la senda de 9 kilómetros aproximadamente. 






Es una senda fácil que cruza varias veces la carretera y en el tramo final discurre por ella. Las vistas de Cordiñanes de Valdeón, con los Picos de Europa al fondo, son impresionantes aunque la niebla nos limita un poco el espectáculo.





Pasamos por el Mirador del Tombo, a 830 metros de altitud y construido en memoria del montañés y amante de los Picos de Europa: Julián Delgado Ubeda, presidente de la Federación de Montañismo durante muchos años.



Está presidido por una columna de piedras con la escultura de un rebeco de hierro en la parte superior y por una cruz también de hierro. Desde aquí podemos ver el Monte Corona, lugar donde según la tradición,  nombraron jefe de los cristianos a D.Pelayo y dando comienzo la Reconquista.



Continuando la senda, siempre en descenso por este bosque de robles, fresnos, olmos, etc, hay una desviación a la derecha que cruzando el río te lleva hasta la Ermita de la Corona.



Nosotros  continuamos por la estrecha carretera hasta el Chorco de los Lobos
Es una antigua trampa para cazar lobos, formada por dos grandes empalizadas en forma de cuña cuyo vértice conduce a  una fosa redonda en la que quedaba atrapado el depredador. 



Por dentro con estructuras para ocultarse

Los integrantes de la cacería, mínimo uno por casa según las ordenanzas de Montería de 1610, conducían al lobo, que bajaba en busca de ganado durante el invierno, a esta fosa donde lo mataban.

Dibujo del panel indicativo

A partir de aquí y hasta Caín hay que caminar por la estrecha carretera y cruzar al otro margen del río.



Cruzando por el puente, y entre enormes paredes verticales de piedra, se llega al desfiladero en donde hace 20 años mi cobardía me obligó a bajarme del coche al cruzarme con otro vehículo y dejar al conductor solo ante el peligro.  Ahora está reforzada y protegida con “quitamiedos”.



Echando la vista atrás

Finalmente y en un entorno precioso llegamos a Caín. Aquí hay varios restaurantes en los que te dejan comer el bocadillo al pedir consumición, pero el olor que salía de las cocinas invitaba a quedarse a comer si no tuviéramos que continuar con el segundo tramo de la ruta.



Caín – Poncebos

Este tramo de 12 kilómetros es el más popular que existe entre el Macizo Central y Occidental de los Picos de Europa. Lo hace a través de un estrecho desfiladero por el que discurre el río Cares.
Ya en el siglo XV se conocían arriesgados senderos para el paso de ganados y como vía de comunicación entre León y Asturias. Hoy existe un cómodo trazado debido a la construcción del Canal del Cares, una increíble obra de ingeniería que se llevó a cabo  para conducir el agua desde el pueblo de Caín a la Central Hidroeléctrica de Poncebos en Asturias. El canal se construyó entre 1915 y 1921 y se interna en 71 túneles barrenados a mano que se llevaron la vida de 11 trabajadores de los 500 que participaron en la obra.
El trazado del actual sendero, en gran parte excavado en la roca, se llevó a cabo entre 1945 y 1950 para facilitar el mantenimiento del canal y para ello se construyeron muros de piedra, túneles y puentes. Lo hicieron 45 obreros de los que perdieron la vida dos. Actualmente el sendero está ensanchado en algunos puntos y reforzado, pero la comodidad de la ruta no impide que de vez en cuando, siga perdiendo la vida algún senderista. Toda precaución es poca en esta preciosa senda de los Picos de Europa que se conoce como Garganta Divina.
Al inicio se cruza un par de veces el río, una de ellas por encima de la presa para continuar por túneles y ventanas excavadas en la roca abiertas al Cares. 



Vamos ascendiendo en el camino con paredes de caliza gris a nuestra izquierda y aumentando el desnivel con el río hasta llegar al puente de los Rebecos, de considerable altura.
























Algunos tramos del sendero están excavados en la roca. La anchura es de metro y medio aproximadamente, suficiente para cruzarte con los que vienen en sentido contrario, pero no dejo de pensar que estamos expuestos a la incertidumbre con el que te cruzas. Más adelante volvemos a cruzar el río por el Puente de Bolín y prácticamente vamos llaneando.


Nos encontramos en varios puntos  refugios de animales utilizando los huecos de las formaciones rocosas.
Es impresionante caminar por el sendero tallado en las rocas del desfiladero a esta altura.



A lo largo de la ruta se va viendo como el canal aparece y desaparece por los túneles. 

Aquí se ve el sendero y un tramo del canal







Seguimos caminando con la preciosa vista al frente del ascenso a Los Collaos pero una vez llegado arriba, la que se tiene hacia atrás no es menos espectacular. Se va viendo como se estrecha el desfiladero


Vista hacia atrás del sendero a lo largo de la roca

Desde aquí se inicia un descenso nada suave hasta llegar a Poncebos, fin de la ruta y dónde paramos a tomar algo y reponer fuerzas a la espera de que nos vinieran a buscar para acercarnos hasta Cangas de Onís





En caso de hacer la ruta desde este punto y venir con la autocaravana, hay que dejarla en un aparcamiento que se encuentra antes de llegar aquí. 

10 comentarios:

  1. ¡Madre mía! Pilar impresionante. La cabecera me ha encantado es graciosísima y divertida. Con tu autocarabana al borde del precipicio. Me ha encantado. Te echábamos de menos. Besooos 40ytantas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Piluca. Da gusto volver con recibimientos así!! Un abrazo

      Eliminar
  2. Madre mía! Que ganas tengo de tirarme unos días pateándome los Picos de Europa.
    La cabecera viene como anillo al dedo. ¿Es un diseño original?
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Es original y más descriptivo del blog. Está hecha con la tarjeta gráfica por un familiar. Se llama Vicente Patiño. El otro día estuve enseñándole tu blog y ya había visto uno de tus vídeos. Un saludo!

      Eliminar
    2. Estoy seguro de que Vicente Patiño es un fiera dibujando, ese tipo de dibujo no es nada fácil y hay que saber mucho para hacerlo así de bien. Mi enhorabuena para él.
      Si tiene algún blog o algo similar me encantaría ver sus trabajos.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Esos senderos al filo de los precipicios me dan vertigo. No seria capaz de hacerlo. Los Picos de Europa estan en la lista desde hace tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice la ruta con un par de personas que tienen vértigo y no tuvieron problema. Intentaron no mirar para abajo y el camino es suficientemente ancho para poderlo evitar.

      Eliminar
  4. Qué propuesta tan excelente, me ha encantado el recorrido. Qué bueno las trampas de depredadores.... me he paseado bien contenta por esta ruta del Cares. Gracias Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recorrido es una experiencia y la trampa de los lobos muy curiosa. Obligaban a participar en la batida a los varones entre 15 y 65 años. Un abrazo!

      Eliminar
  5. No todos realizan el sendero completo, y es más, hay hasta quien discute que el recorrido sea así.... Me ha hecho gracia lo que cuentas sobre las carreteras y cruzarse con otro coche. Hace años era terrorífico, jajaja.
    En cualquier caso, es un camino precioso, para hacerlo tranquilamente y disfrutarlo, Genial, el reportaje fotográfico, por cierto.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...