12/3/14

Recorriendo la Barcelona antigua (Segunda parte)


Siguiendo con nuestro recorrido por Barcelona, abandonamos la zona de la antigua ciudad romana y, cruzando la Via Laietana, nos dirigimos hacia la Basílica de Santa María del Mar por la calle de la Platería. Esta calle fue cuna, a través de la desaparecida sala Zeleste, de un movimiento musical conocido como Rock Layetano, allá por los años 70. 























Entre puestos  de artesanía a la entrada y tiendas de aire retro llegamos a la plaza de Santa María. Tanto la calle como la plaza estaban muy transitadas. 























Lo primero que encontramos en ella es una fuente gótica de tres caños del siglo del siglo XV.


Nos hubiera gustado tomar un café en alguna de las terrazas situadas frente a la basílica pero no había un sitio libre y tuvimos que conformarnos con tomarlo en el interior de un bar. Esto nos dio la oportunidad de conocer la bonita calle medieval que se encuentra por detrás de la plaza.




La entrada en la Basílica no es gratuita como anuncian, pero era de esperar que las visitas aumentaran después de la publicación de la famosa novela de Ildefonso Falcones: La catedral del Mar, ambientada en estos escenarios.
Su origen está en una necrópolis cristiana donde fue enterrada Santa Eulalia en 303 con una primera capilla que, al principio se conocia como Santa María de las Arenas y que fue ampliándose. En el siglo XIII y debido al crecimiento de la ciudad se hizo necesario un templo mayor. Fue en 1329 cuando se puso la primera piedra. Construida con el estilo gótico catalán se le llama también La Catedral de la Ribera, porque fueron los feligreses  del barrio de la Ribera los que sufragaron con dinero o trabajo  la construcción.



Por fuera destaca su enorme rosetón enmarcado entre dos torres octogonales y el interior  está formado por  tres naves de gran altura formadas por 16 columnas octogonales. 




Se dice que la armonía viene dada porque las naves laterales tienen la mitad de altura que la central y el ancho del conjunto, la misma medida que la altura de las naves laterales. Lo cierto es que resulta una basílica sencilla y bonita.
No tiene crucero y en el deambulatorio se puede subir a las galerías situadas encima de las capillas laterales.





A la salida del templo seguimos el perímetro por la calle de Santa María y nos encontramos el Fossar de les Moreres, cementerio donde fueron enterrados los defensores de Barcelona durante el sitio de 1714. Una escultura y una placa lo conmemoran.




También pasamos por otra puerta de la Basílica construida en el siglo XVI.



Nos encontramos en el Passeig del Born. El ambiente y el lugar es muy atractivo así es que no nos limitamos a pasear por él. Nos adentramos y curioseamos en sus callejuelas con edificios de aspecto antiguo pero con vida.
"Born" significa justa a caballo” y eso es lo que se realizaba en esta plaza de la Ribera en los siglos del XIII al XV, además de otros torneos y fiestas populares. A partir del siglo XVIII pasó a ser  zona de mercado y una parte activa y dinámica de Barcelona.




Al final del paseo se encuentra el Mercado de Abastos del Born y hacia allí nos dirigimos. Es un edificio de estructura metálica y vidrio de la segunda mitad del siglo XIX convertido ahora en un Centro Cultural.




Bajo sus cimientos se ha descubierto cómo era la ciudad antes de 1700. En los inicios del XVIII terminada la guerra de Sucesión, gran parte de la ciudad Condal fue derribada para la construcción de una fortaleza militar y de una explanada defensiva, en la que luego se colocó el Mercado de Abastos.



El acceso al yacimiento arqueológico es gratuito y la exposición Barcelona 1700, de las piedras a las personas, está organizado en torno a cinco ámbitos: La gran casa, La ciudad próspera, La vida cotidiana, La ciudad mutilada y La ciudad rehecha.



De vuelta de nuevo al paseo seguimos disfrutando de sus calles y al llegar a la calle Montcada, en la trasera de Santa María, nos encontramos una gran cola de gente. Era para entrar al museo de Picasso en el Palau AguilarEs uno de los muchos palacios que hay en esta calle como el de los Marqueses de Llió o la Casa Dalmases, típicamente barroca y en la que nos sorprendió ver que ofrecían un espectáculo flamenco.


Queríamos volver a Las Ramblas para terminar de hacer su recorrido así es que callejeando por el barrio gótico, nos encontramos una  escultura surrealista en la Plaza de George Orwell,



pasamos por la animada Plaza Real porticada y con terrazas 



y llegamos a la Rambla donde la dejamos, en la Plaza de la Boquería, confluencia de cuatro calles con edificios de distintos estilos.

























Cruzamos la Plaza justo por el mosaico en el suelo  de Joan Miró, y hacemos una pequeña incursión en el barrio del Raval entrando por la calle Hospital. En este barrio conviven hoy muchas culturas distintas y en el pasado se establecieron aquí muchos hospitales e instituciones de caridad.


Pasamos por la Plaza y la iglesia de San Agustín. Esta última es lo que queda del convento y el aspecto inusual de su fachada es porque está  inacabada. El convento sirvió de cuartel durante la ocupación francesa y fue saqueado y quemado durante la guerra civil.




En nuestro recorrido vemos la puerta de la Iglesia del Hospital de la Santa Creu, hoy convertido en la Biblioteca de Cataluña. Nos fuimos de allí sin ver el antiguo hospital medieval , uno de los mejores edificios del gótico catalán y al que se accede por una calle paralela.
























De nuevo en Las Ramblas pasamos por el Gran Teatro del Liceo entre pintores exponiendo sus cuadros y ya al final, con la estatua de Colón de fondo, pasamos entre puestos de artesanía.




Dejamos para otro día el paseo por esta  Puerta de la Pau, que así se llamó a la puerta que abrieron en la muralla para el acceso a los embarcaderos, y el paseo por la zona marítima, para acercarnos a ver Las Reials Drassanes (Atarazanas Reales) declarado Monumento  Histórico Artístico
Fue una visita que nos encantó. Estuvimos mirando un buen rato, con minuciosidad, los talleres que están a la vista a través de grandes ventanales. Después  nos dimos cuenta que se podía entrar dentro. El acceso al Museo es gratuito por estar aún inacabado.



En la entrada  tienen una réplica del submarino Ictineo I y de una cabina de mando. En el interior de las instalaciones, maquetas del antiguo Puerto de Barcelona y objetos de navegación.





Estar dentro del museo, debajo de las naves góticas, donde los maestros carpinteros trabajaban en la flota; es extraordinario. Es una pena que mi máquina no realizara buenas fotografías en interiores o con poca luz.





Las Reales Atarazanas  fueron creadas por Pedro III el Grande a finales del siglo XIII, para la construcción y mantenimiento de galeras al servicio de  la Corona de Aragón y ampliadas y reformadas  a lo largo de los siglos. La mayor parte del edificio actual fue construido durante el siglo XVI y a partir de 1745 las Atarazanas se convirtieron en maestranza y parque de artillería.
Las actuales no son las primeras que se levantaron. El edificio medieval estaba más cerca del mar y las actividades navales se extendían más allá del edificio, lo que era conocido como “campo de las Atarazanas”



También se ha descubierto bajo las Atarazanas una necrópolisis romana que ha permitido aumentar la información sobre la Barcino romana.
En el museo se exhiben naves, veleros y calafates pero en el centro de toda la exposición  y ocupando toda la nave central, hay una réplica impresionante de la Galera Real  de Don Juan de Austria. Capitaneó a la Santa Liga frente al Imperio Otomano en la Batalla de Lepanto.





Es la joya de la exposición con 50 metros de eslora y 6,2 de manga. La proa está adornada con Neptuno cabalgando sobre un delfín y la popa con tres linternas que simbolizan  las tres virtudes teologales: la Fe, la Esperanza y la Caridad.





En el museo,  además de maquetas de todo tipo de navíos, hay una exposición  que con el nombre Viatge Mar Enllá ( Viaje Mar Adentro) nos muestra lo que significa viajar en barco en diferentes épocas y circunstancias. La exposición nos muestra desde las causas que llevan a embarcarse  y los preparativos del viaje, hasta lo que supone vivir en el barco y llegar a un nuevo mundo.





“Viajar ha sido una actividad intrínseca a las personas que, desde los inicios de la Historia, han partido en busca de nuevos horizontes por descubrir, un lugar donde vivir, donde trabajar, donde comerciar…”









Esta exposición nos encantó y es muy recomendable. Con ella dimos por finalizado el recorrido del día por la ciudad. Cogiendo el metro fuimos a Glorias, donde el tranvía nos llevó hasta el aparcamiento de la autocaravana. Al día siguiente seguiríamos recorriendo esta "joya del Mediterraneo" que es Barcelona.

Aquí, la primera parte del recorrido

12 comentarios:

  1. Que buen recorridos, fíjate que soy de Barcelona y no he visitado alguno de ellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar que lo que tenemos más cerca le prestemos menos atención! Gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar
  2. Para mi la mejor zona de Barcelona sin duda

    ResponderEliminar
  3. Gracias a éste blogg maravilloso, he podido disfrutar de un circuito reciente, y que me resultó muy escaso, ya que el gentío era excesivo y me quedé con las ganas de volver. Ha sido un placer revivir con calma a través de tu página, que me parece super-interesante. Barcelona tiene mucha historia.Te agradezco muchísimo el placer que me ha proporcionado. Un saludo desde Bizkaia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosamaría. Soy yo la que te agradece tus bonitas palabras. Me alegro mucho que hayas disfrutado leyendo, no puedo pedir nada más.
      Un abrazo y gracias de nuevo!!

      Eliminar
  4. Qué bonita nuestra ciudad!!! Espero que hayais disfrutado :) Me apunto también alguna visita que tenemos pendiente ;) Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que disfrutamos! Estuvimos un par de día más pero tenemos que volver. Barcelona lo merece!
      Un saludo viajeros!

      Eliminar
  5. Estupendo recorrido, nosotros estuvimos el año pasado en Barcelona y la disfrutamos enormemente. Una ciudad cosmopolita y con muchas caras. Una de las rutas que más nos gustó precisamente fue la que dedicamos a la zona del Born que mostráis en esta entrada así como la Iglesia de Santa María del Mar, tan especial, y eso que yo no me he leído el libro que la ha hecho tan famosa. He disfrutado mucho recordándolo con vuestras palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente leyendo vuestras entradas de Barcelona me entraron ganas de volver. Lo que dices es cierto, Barcelona tiene muchas caras y no será la última vez que vaya por allí. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo viajeros!!

      Eliminar
  6. Pateadora, qué bien me lo he pasado recorriendo de nuevo Barcelona en tus zapatos. ¿Hacen pagar en Santa Maria del Mar? Esta Barcelona... ainxsss! Saludos Pilar, gracias por el entretenido y didáctico paseo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario! Me encanta que vengas a pasear conmigo ¡ y encima por tu ciudad!
      Un abrazo viajera!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...